Nuevo acceso / escape a Palomeras del Flumen ¿camino de las Almetas de Roldán?

"...las 'almetas de Roldán'. Allí, al parecer, pensaban que las 'almetas' iban al purgatorio por un camino que coincidía con el estrecho formado por el Salto de Roldán. Según Pedro Lafuente, existía una cofradía de hombres que iban a disparar con trabucos sobre este camino. Cargaban los trabucos con bolas de cera bendecida, ya que así pensaban que salvarían a las almas que irían al cielo".
C. Gónzález, J.A. Gracia y A. J. Lacasta, La sombra del olvido. 1998.

Cita extraída de Sierras de piedra y agua, Salamero E., 2002, p. 37.

Me he permitido aventurarme en bautizar provisionalmente este camino como el de las Almetas de Roldán al recordar la cita que Enrique Salamero incluyó en Sierras de piedra y agua y relacionar el camino referido con esta senda que recientemente ha sido acondicionada, permitiendo acceder directamente a la parte deportiva de las Palomeras del Flumen. 

Que el camino de las almetas de Roldán sea el mismo que ha sido desbrozado, es una hipótesis que no he consultado con el autor ni con nadie, de modo que bien podría estar equivocado. Si bien, en el texto que transcribe Salamero dice que las almetas circulaban por un camino, en este enlace explican que las almetas pasaban volando y José Manuel Navarro cuenta que las almas iban por el fondo del barranco. Lo dejo aquí por si alguien con más tiempo para investigar decide darme la razón o quitármela.


Vista general del Salto de Roldán desde el retorno de las Palomeras del Flumen.
El nuevo camino bordea la base de la Peña de San Miguel (izquierda)

Sea o no sea el camino de las almetas de Roldán, ante la natural duda de si este sendero es nuevo o rehabilitado, parece claro que la respuesta es que es un sendero tradicional que ha sido rehabilitado... o resucitado. Hasta hace unas décadas, el camino aparecía en las guías avisando, eso sí, de lo lacerante de su recorrido. (Información y vídeo aportados por Wolfgang Streicher).

Les Canyons de la Sierra de Guara, M. Ambit, J.P. Pontroue, 1981

Canyons et Barrancos Haut-Aragon, A. Bierge, J.P. Pontroue, 1987




¿Qué sucedió para que un camino conocido y reseñado en las guías se perdiera? Sigo hablando de conjeturas: el miércoles 10 de julio de 1991 una chispa provocada por una cosechadora origina un incendio que durante días no logra ser sofocado y que incluso se cobra la víctima colateral de una persona que trabajaba en las labores de extinción al estrellarse el hidroavión que pilotaba. 

Tal vez, tras el incendio, la sucesión ecológica llenó de coscoja y aliaga la soleada y devastada base de la peña de San Miguel y provocó que desdibujado camino terminase definitivamente de desaparecer tras la debacle del fuego.

Restos del camino de las almetas de Roldán tras el incendio de 1991. Fotograma del vídeo de Wolgang Streicher.

El camino de las almetas de Roldán hoy en día.

Se toma desde el mismo parking de la Peña de San Miguel, retrocediendo 250 metros por la carretera de acceso para ir a tomar el camino de retorno en sentido inverso. Tras 1470 metros de recorrido desde el parking, encontramos un claro desvío a la izquierda (norte), Tomamos ese desvío que rodeando la peña de San Miguel, nos lleva en 1300 metros de recorrido más al puente natural anterior al primer rápel.

Nuevo camino desde la parte más próxima al río

El camino es un poco más largo que el acceso clásico, pero evita la primera parte de río no deportiva y permite una valoración de las dificultades ya que recorre la cornisa que existe encima de la parte deportiva. Sobre la idoneidad de este camino respecto al clásico, no sabría decidirme. La ventaja clara es la de poder examinar el caudal sin meternos en el río, pero también es una opción inmejorable como escape en caso de haber entrado al río y ver que las dificultades nos van a superar.

Palomeras del Flumen (aguas abajo) desde el nuevo camino



Palomeras del Flumen (aguas arriba) desde el nuevo camino

Dejo aquí la información para que cada cual valore las opciones. Desgraciadamente, el track que grabé del camino no es válido ya que debido a la estrechez de la zona la ruta no ha quedado bien registrada.

Cartel en el puente natural indicando el retorno a la Peña de San Miguel

El camino termina en el puente natural

Puente natural, justo antes del primer rápel, donde acaba el camino.


CALDARÉS

Esta semana me propone Javi-nox bajar este barranco, me parece bien, no se porqué pero nunca lo había descendido.  Extendemos la invitación a los tritones-majaras que hace mucho que no nos juntamos y aunque algunos se hacen los suecos (snif... os echamos de menos), Jesús y tamara vienen desde Madrid, Inazio y Make desde Ayerbe y dos nuevos amigos, Jorge y Alberto desde Zaragoza y Huesca, acabamos siendo un buen grupo de 8 personas.

El plan es perfecto para sofocar los calores que estamos sufriendo: agua fresquita del Pirineo. Sin madrugar salimos de Huesca rumbo a Panticosa (¿regalan algo? no caben más coches¡¡¡¡), allí preparamos las mochilas e iniciamos el turístico y saturado camino de aproximación, a la vez que vamos contemplando nuestro objetivo y algún grupo más madrugador progresando por las cascadas.

Nos equipamos y dejamos algo de tiempo con otros grupos que están preparándose cuando llegamos al inicio del barranco .

Desde el momento en que empezamos ya somos el objetivo de muchas miradas y cámaras de toda la gente que sube camino a los Ibones de Bachimaña. Cuando nos sumergimos por completo en el agua comprobamos, sobre todo en las manos, que la temperatura se asemeja mucho a la de los hielos que nos gusta poner en las bebidas.

Montamos el primer rápel en la Cascada de Bozuelo y aunque el caudal es factible, bajar por el activo es delicado, el agua empuja con fuerza y el granito que pisamos está muy resbaladizo. Salvo para Javier que hizo este descenso hace muchos años y del que en principio no se acuerda mucho, aunque poco a poco le vienen los recuerdos, para los demás es la primera vez que lo bajamos así que él es que primero baja, no sin dificultad, aunque desde dónde estamos no lo vemos. Baja Jorge y le seguimos quién escribe esto, Alberto e Inazio y entonces decidimos que quizás sería más conveniente cambiar el rápel de instalación y llevarlo fuera del agua y como desde abajo con la distancia y el ruido del agua no podemos entendernos con los que quedan arriba, Inazio sube y cambia la instalación. Jesús se queda con la sensación de que le hemos quitado un rápel disfrutón. En este punto Jorge que no ha tenido buenas sensaciones prefiere salir, no le conseguimos convencer que continúe, pero comprendemos que cuando alguien no disfruta es lo mejor que puede hacer. No buscamos grandes caudales, ni dosis exageradas de adrenalina, nuestra filosofía es disfrutar con los amigos de algo que nos gusta. De todas formas nos esperará más adelante junto al camino para compartir un rato más con nosotros.

Segundo rápel, corto, pero como desconocemos el barranco y el agua empuja algo lo hacemos con cuidado ayudando desde abajo. En los rápeles siguiente no ocasiona ningún problema su caudal, el único problema y que nos hace perder algo de tiempo, es el que nos genera un par de recuperaciones algo más complicadas de lo normal, que en este barranco dado su carácter abierto y con continuos escapes solucionamos remontando hasta la cabecera.

Suelo resbaladizo, agua fría a pesar del calor del día, pero nos lo estamos pasando bien. Cuando llegamos al Salto del Pino, desde arriba, la vertical parece mayor de lo que realmente es y desde el mirador de la izquierda se contempla perfectamente la trayectoria y disfrutamos bajando. 

Esto se acaba... sólo nos queda un pequeño rápel que aunque no sea el lugar más adecuado para ello, bajamos por parejas. Ya vemos el camino que en apenas unos breves minutos nos deja en el Refugio Casa de Piedra, dónde después de cambiarnos con presteza, unos bocadillos y unas cerezas sacian nuestros ya rugientes estómagos. Como siempre pasa alrededor de una mesa, surgen planes para otra ocasión, los recuerdos de viejas batallas, vamos, todo aquello que se comparte con los amigos y las cervezas.

Lo importante del día es que hemos disfrutado, hemos anotado otro barranco más en la lista y salvo alguna pequeña contusión no hemos tenido problemas, y por supuesto NOS LO HEMOS PASADO GENIAL¡¡¡¡

Los calores piden agua y para los tritones es su elemento, así que seguro que pronto os contaremos alguna de nuevo .

video








Alcanadre integral en el día. Gorgas Negras, Barrasil, Peonera Superior y Peonera Inferior.

Hace 9 años -el 9 de junio de 2007- tuve la suerte de realizar el descenso integral del Alcanadre. Creo, y nadie nos lo ha refutado desde que lo publicamos, que se trató del primer descenso integral del Alcanadre realizado en el día, invirtiendo 12 horas y 06 minutos entre la Gorga Negra y el salto de Bierge; posteriormente se produjeron varios descensos integrales de Gorgas Negras a Peonera Inferior: en 2009 Víctor Cuesta y Javier Gil (ver comentarios), en julio de 2012 nuestros amigos de Tracalet repitieron el descenso y algún grupo más después de ellos también realizaron el Alcanadre integral en el día, aunque por diversas circunstancias la actividad se les alargó más.

Nuestra actividad de 2007, aunque bastante aceptable para ser una "primera", no fue el mejor ejemplo de preparación y logística. Todos los componentes íbamos "a vista" en la Peonera superior y en el tramo de Pedruel incluso nos perdimos al seguir la pista que nos alejaba del río. Siempre me quedó la sensación de poder hacerlo mejor, tanto en tiempos como en material. Varias actividades largas de este tipo después en diversos ríos y una intentona fallida de descenso integral en 2009 con un caudal de referencia de 7 metros cúbicos en Peralta en la que terminé con un esguince de grado 2, volví a experimentar las ganas de repetir el descenso integral del Alcanadre, pero de mis compañeros de 2007 sólo logré convencer a David Tresaco para que me acompañara.


Gorgas Negras, 2 de mayo de 2009. Intento de descenso integral del Alcanadre. 7 metros cúbicos por segundo en Peralta. Buenos amigos, tensión y el tobillo como un botijo.


Con Iván en Gorgas Negras. Octubre de 2015
Empecé a sondear amistades y conocidos para repetir el descenso en 2015. Venía bastante animado al conseguir descender el Balcez integral en algo más de 8 horas y al final conseguimos juntarnos un grupo majo para realizar el Alcanadre. Por desgracia, unas lluvias torrenciales esa semana planeada de julio, echaron al traste los planes. Las vacaciones de verano de los que nos habíamos comprometido hicieron imposible esa quedada.


Con "Malabarista" en Gorgas Negras tres días antes de la integral
Sin embargo el grupo de whatsapp permaneció y prometimos intentarlo de nuevo en 2016. Ese otoño lo dediqué a ir reclutando a gente para descender por separado todos los tramos pero con visión de integral, estudiando los escapes, los mejores sitios para descansar y los diferentes caudales a los que nos podíamos enfrentar. Tres descensos de Gorgas, uno de Barrasil, uno de Peonera superior y dos de Peonera inferior, además de excursiones por los diferentes escapes, me dieron una idea de lo que nos podía costar la integral y prever todas las circunstancias de una actividad de estas características y adelantarnos a los imponderables.


Con "Malabarista" descendiendo la Peonera Superior en noviembre de 2015
La conclusión de ese estudio sobre el terreno fue que el tiempo del descenso integral lo podíamos bajar hasta las 10 horas y que para hacerlo nos teníamos que asegurar un caudal de referencia no más alto de 2m3/s en la estación de aforo de Peralta de Alcofea. Un caudal superior obligaba ralentizar la marcha en los tramos delicados de los Bozos de Lañas y el Estrecho de Tamara y con menos agua empezaría a llenarse todo de gente.

La fecha programada para el descenso de 2016, el 14 de mayo, se volvió a ir al traste por las lluvias y la súbita crecida de caudales que aquellos días llegó. Parecía que teníamos la negra, pero afortunadamente habíamos previsto este inconveniente y teníamos otra fecha programada: el 4 de junio de 2016. Los caudales durante esas semanas fueron bajando muy lentamente hasta que, por fin, el 31 de mayo por primera vez en todo el año el caudal de referencia en Peralta bajó de los 2m3/s. 

Finalmente, los integrantes fuimos Álex Puyó, Pablo Rioja, David Serrano "Malabarista", Iván Soteras y David Tresaco, si bien los "davides" no realizaron la integral sino que realizaron cada uno una mitad.


Pablo e Iván venían desde Alicante, con lo cual la llegada no sería antes de las 20:00 del viernes. Eso arrastraba el resto de la preparación, así que el viernes no anduvimos con demasiada prisa. Dejamos un coche en el camping El Puente y fuimos al Salto de Bierge a esperarles y, de paso, evaluar el caudal. Efectivamente, el nivel de agua era perfecto para nuestras intenciones: no tener que perder tiempo pensando pasos.

Gracias a la amabilidad y las gestiones de Alberto Lera y Andrea Durango, pudimos dormir bajo techo esa noche en Bara donde Emilio y Berta nos trataron como si fuéramos de la familia. Una riquísima cena recién hecha, una más que agradable conversación y un alojamiento de lujo nos dejaron sin suficientes palabras de agradecimiento para el trato que nos dispensaron.

David "Malabarista" ya tenía decidido hacer sólo las Peoneras, por lo que acudiría directamente a Pedruel a la hora acordada y David Tresaco, aunque seguía con el propósito firme de salirse tras Barrasil, parecía que iba poco a poco entusiasmándose con la idea de repetir la integral.


Húmedo amanecer en Bara
La previsión meteorológica no era demasiado halagüeña con únicamente una gran ventana de buen tiempo desde mitad de mañana a mitad de tarde, pero muy incierto en el resto de las horas. Esa noche cayó la primera de las precipitaciones que habían anunciado para el día del descenso y, aunque sin frío, el día amaneció húmedo y gris. Un arcoíris que surgía en la Gorga Negra, al inicio del descenso, parecía presagiar, no obstante, algo bueno.


Amaneciendo desde Bara. Arcoíris en el inicio del descenso.
Nos despedimos de Malabarista y comenzamos a caminar en dirección al barranco. El camino es una gozada y más comparándolo con la calcetinada desde Rodellar. Hace buena temperatura a pesar de ser muy temprano y en 25 minutos llegamos a la confluencia del río Used con el Alcanadre, punto de inicio de nuestra actividad. Nos cambiamos y son las 7:38 cuando entramos en el agua.

Ver la crónica de Malabarista aquí.



Gorgas Negras (2 horas 46 minutos con 2 paradas)

Ver detalle del descenso de Gorgas Negras: reseña y opciones de acceso y retorno.


David Tresaco, Pablo (saltando) e Iván en el estrecho de las marmitas

Empezamos a buen ritmo, sin prisa pero sin pausa. Ayuda conocer bien todos los pasos y no dudar en lo que se salta, lo que se esquiva y lo que se destrepa. En el salto del sifón se me parte una hebilla de la mochila que apaño con el único mosquetón que llevaba por si acaso. En 45 minutos hemos terminado el pasillo de marmitas y comenzamos el laberinto de caos en los Bozos de Lañas. La lesión de David le obliga a rapelar el primer salto de 5 metros, así que coge de mi mochila mi cintajo con el ocho y el mosquetón; al llegar al agua el conjunto se le va al fondo. Sin darle mayor importancia, nos dirigimos al rápel que hago en dülfer para no tener que perder tiempo pasando material de abajo a arriba e Iván lo salta. Al llegar los cuatro a la base, el reloj marca una hora desde la entrada en el barranco, momento de descansar.


Bozos de Lañas. Iván saltando y David Tresaco preparado para rapelar.
Proseguimos por el estrecho Tedero a un ritmo alegre y enseguida realizamos el giro de 90º de Gorgas para entrar en Custodia por una sucesión de caos rápidos de pasar cuando sabes por dónde. En el momento en el que desaparecen los caos, imprimimos algo más de velocidad a la marcha. Caminando por la orilla derecha se avanza relativamente rápido y paramos sólo unos segundos para rellenar agua en fuente Custodia. Acto seguido entramos en el sector de Pella y casi sin darnos cuenta llegamos a Os Ganchos, donde David destrepa y el resto salta.


Iván saltando en Os Ganchos
Pablo tiene problemas con sus botas. Se están empezando a despegar y no tienen pinta de durar mucho más. Probamos a hacer un apaño con cinta americana pero no resulta. Lo que queda de Gorgas sabemos que no nos va a hacer ganar mucho tiempo. Demasiado rato a remojo en unas badinas preciosas pero interminables. Volvemos a descansar para reponer agua en la fuente Balaguer donde comienza a llover y nos hace temer un poco por el éxito de la actividad. Los estrechos Balaguer, Alto y Bajo se suceden hasta llegar a Chasa, donde vamos esquivando el río todo lo que podemos por los desdibujados senderos de la orilla derecha. Volvemos a llenar agua en la fuente de San Cristóbal, esta vez sin descansar, y marcamos la primera vuelta en el cronómetro en 2 horas y 46 minutos.

Barrasil (1 hora 20 minutos con 1 parada)

Sabemos que lo que queda se nos va a hacer algo tedioso. No es lo mismo descender Barrasil buscando los pasos interiores del Bozacal d'os Gatos y los saltos por las innumerables badinas, que ir escaqueando todo lo que se pueda por fuera. Nuestra actividad, tal y como la tenemos planteada, va a ser rápida pero tremendamente aburrida. 


Entrando en el Bozacal d'os Gatos
Hacemos un descanso antes del paso Fuina y continuamos aguas abajo tratando de evitar en la medida de lo posible por las orillas los tramos de nadar. Un escalador nos observa durante un buen rato desde las alturas, supongo que no esperaba encontrar a nadie por aquí tan temprano. Llegamos a la enorme badina del Ajuntadero y vemos que prácticamente vamos a clavar el tiempo de 4 horas que habíamos acordado con Malabarista; esperamos que no se retrase.

Salimos por la derecha y volvemos a marcar vuelta con el reloj, esta vez en 1 hora y 20 minutos, Malabarista sólo llega 3 minutos después de que lo hagamos nosotros y mientras tanto, aprovechamos para revisar material. Le dejo a Pablo las botas que me había traído de repuesto ya que las suyas han dicho definitivamente adiós a la vida. David Tresaco, tras unos largos minutos de indecisión entre lo que le apetece y lo que le conviene a su espalda, decide hacer lo prudente y abandona la actividad ahí.

Tramo de Pedruel (1 hora 4 minutos con 1 parada)


Quedamos con Malabarista en el cruce de San Saturnino para que no tenga que hacer esos kilómetros infames de pista y nos despedimos con mucha pena de Tresaco.


Pablo e Iván en el tramo de pista junto a Pedruel
El tramo de Pedruel es una pesadez. Aunque de avance rápido, son más de 3 kilómetros de patear por fuera de río y sin ningún aliciente de ningún tipo. Llegamos al cruce de San Saturnino y descansamos otro rato a esperar que baje Malabarista y se ponga el neopreno. Estamos a mitad de recorrido, tanto en distancia como en tiempo

Peonera Superior (2 horas 43 minutos con 3 paradas)

Hacía 9 años que no pasaba por aquí. Las veces que he hecho Peonera superior he entrado por Arenales y mi recuerdo de la anterior integral del tramo inicial hasta la fuente Arenales no era bueno. Recuerdo un tramo sin demasiados alicientes paisajísticos y ninguno deportivo y, efectivamente, la memoria no me traiciona y hasta que llegamos a Arenales paso casi una hora de auténtico horror de pateo por río y me descubro a mí mismo varias veces resoplando de tedio.

Llegamos a la fuente Arenales, en la desembocadura del barranco homónimo, donde paramos a reponer fuerzas. Empezamos ya con la droga dura (geles con cafeína, Peronin...) y parece que hace efecto ya que el tramo siguiente lo hacemos con otro ánimo, aunque a Iván, que no suele tomar más cafeina que la que pueda haber en un calimocho, esa sobredosis le hace hiperventilar. Evitamos rápido los Bozos de Telito y tras el bonito estrecho donde desemboca el barranco Naya, atravesamos también veloces el siguiente caos hasta que llegamos a las fuentes de Conciatas.


Fuentes de Conciatas
Lo que nos queda por delante hasta los estrechos de Tamara, el impresionante cañón de San Martín, deportivamente no es de lo que crea afición. Es un bonito paisaje para recorrer calmado y observando, pero desgraciadamente hoy no estamos aquí para eso. Hasta aquí íbamos cumpliendo el objetivo de tiempos para terminar en 10 horas, pero poco a poco estamos retrasándonos respecto al tiempo previsto.

Volvemos a parar bajo el nuevo puente d'o Caxigo donde vemos que desde lo alto de los corrales de San Juan nos están observando. Reiniciamos la marcha con un ambiente más barranquero en el estrecho de Lacarra y el minicaos de Bozoplano -por donde jabalineamos Malabarista y yo meses antes por un escape que prometía más de lo que fue- viendo ya cerca el final de Peonera superior que llega media hora después de nuestra última parada.


Peonera inferior (2 horas 53 minutos con 3 paradas)

Pasamos la entrada de Peonera Inferior, al que en alguna publicación le dan el nombre del "embarcadero". Los kilómetros a la espalda (17 a estas alturas) ya pesan más que la mochila y para colmo empieza a llover. Es una lluvia fina, pero miramos de reojo al cielo no vaya a ser que después de tanta preparación previa y tanto esfuerzo, todo se venga al traste. No parece que vaya a ser así, de modo que proseguimos.


David Serrano "Malabarista" en el inicio de los estrechos de Tamara. Paso de Anaís

Se cumplen 9 horas desde que empezamos la actividad cuando llegamos al paso de Anaís. Valoramos caudal y aprovechamos a descansar y volver a darle a los geles. Los estrechos de Tamara los hacemos bastante más lentos de lo que tenía calculado, pero a estas alturas no vamos a agobiarnos. Volvemos a disfrutar del descenso, lo cual se agradece, y nos regalamos algunos saltos y jugamos con la corriente.


Estrechos de Tamara. Pablo saltando y David Serrano "Malabarista" bajo el bloque
Llegamos a la fuente de Tamara y, ahora sí, el cielo empieza a descargar con fuerza. La predicción del tiempo ha acertado de pleno con la hora y además nos ha pillado ya sin ningún punto problemático por delante. De hecho, el avituallamiento lo hacemos sentados relajados en la mesa y bancos de madera mientras nos cae brevemente "la del pulpo".

En el Puntillo nos despedimos de la parte deportiva y el tramo de Carapiles hasta el salto de Bierge, lo hacemos muy rápidos para maquillar algo los retrasos que hemos ido acumulando en las Peoneras.


Tabla de tiempos (descansos incluidos) de la integral del Alcanadre el 4 de junio de 2016.
 En rojo, sectores en los que se hizo algún descanso. La flecha ↗ indica posibilidad de escape.



Finalmente, a las 18:24 tras 10 horas y 46 minutos de andar por río, tocamos la presa de Bierge. Nos sentamos, hacemos fotos y uno a uno vamos saltando al agua. 

Podéis consultar la actividad en este enlace en Movescount.


Finalizando la actividad tras 10 horas y 46 minutos en la presa de Bierge.

Conclusiones

El descenso integral del Alcanadre en el día es una actividad bastante sufrida. Casi 24 kilómetros de río y muy poco aliciente deportivo con una enorme combinación de coches de 120 kilómetros. Subjetivamente, me parece bastante más dura en lo psicológico que el descenso integral del Balcez.

En los entrenamientos previos y en el descenso quise probar materiales que resultaron ser un fiasco. Reventé tres mochilas estancas (son geniales para flotar, pero un fiasco para hacer los más pequeños saltos), perdí un soft flask, partí el ajuste interior de un casco ligero... y me di cuenta de que no todos los modelos "hidro" de calzado valen para barrancos, además de la baga perdida y los pares de botas que pasaron a mejor vida.

De volver a repetir este descenso, llevaría una bolsa estanca ligera llena de aire dentro de la mochila de barrancos para mejorar la flotabilidad, pero no mochila estanca. También llevaría chaqueta de 2mm al igual que hice en el Balcez integral. 

Resumen de actividad

Actividad realizada por Álex Puyó, Pablo Rioja e Iván Soteras, con la participación de David Tresaco (Gorgas Negras y Barrasil) y de David Serrano (Peonera Superior y Peonera Inferior).
Tiempo invertido: 10 horas 46 minutos 19 segundos, con 10 paradas incluidas en este tiempo, a un ritmo de 27 minutos y 05 segundos el kilómetro.
Fecha: 4 de junio de 2016.
Hora de entrada en la Gorga Negra, confluencia del río Used (Cardito) con el Alcanadre: 7:38
Hora de salida en el salto de Bierge: 18:24

Caudal de referencia: 1,64 m3/s en el río Alcanadre en Peralta de Alcofea.

Tiempos de referencia (paradas incluidas en estos tiempos):

  • Gorgas Negras: 2 horas 46 minutos, con 2 paradas (ritmo 32:56 min/km).
  • Barrasil: 1 hora 20 minutos, con 1 parada (ritmo 23:57 min/km).
  • Tramo de Pedruel: 1 hora 04 minutos, con 1 parada (ritmo 20:08 min/km).
  • Peonera Superior: 2 horas 43 minutos, con 3 paradas (ritmo 28:30 min/km).
  • Peonera Inferior: 2 horas 53 minutos, con 3 paradas (ritmo 26:20 min/km).